Trabajo Infantil en India

Luchamos para que los niños hindúes estudien y no sean explotados

Desde Manos Unidas ONG nos sumamos a los millones de voces que claman para que todos los niños del mundo tengan acceso a una educación de calidad, que les permita romper el círculo de la pobreza que les oprime y les impide un futuro mejor.

El último informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sitúa en 168 millones el número de niños que siguen siendo víctimas del trabajo infantil, mientras que, paradójicamente, más de 75 millones de jóvenes de entre 15 y 24 años están desempleados "y muchos más, deben conformarse con trabajos que no ofrecen ningún ingreso equitativo, seguridad en el lugar del trabajo, protección social".

Porque el trabajo no es cosa de niños, desde Manos Unidas luchamos para prevenir y atacar las causas que llevan a que millones de pequeños tengan que abandonar la escuela para emplearse en trabajos precarios y mal remunerados, en los que, generalmente son explotados y víctimas de todo tipo de abusos: pobreza, exclusión, falta de oportunidades, discriminación étnica o de género, desplazamiento, guerras, falta de voluntad política, incumplimiento de la legislación... y lo hacemos apoyando y acompañando proyectos de desarrollo en 57 países de Asia, África y América.

Trabajamos para que el derecho que todo niño tiene a estudiar y a formarse, no sea una quimera para esos millones de pequeños a quienes las circunstancias llevan a forjarse el futuro en las calles y no en las aulas.

Ahora queremos acercarnosy acercaros a algunos de esos pequeños a quienes vamos a acompañar en su vuelta al colegio, en Ongole, una pequeña ciudad en un entorno rural en la región de Andhra Pradesh, en el Centro de India, donde las hermanas Salesianas llevan trabajando desde hace diez años en un programa de reinserción escolar dirigido a niños y niñas de 4 a 15 años.

La mayoría de los habitantes de Ongole, llegados a la ciudad desde el campo, se dedican a la agricultura, trabajan como jornaleros o asalariados. Uno de los problemas a los que se enfrenta la población es el alto índice de abandono escolar, y la nula escolarización de algunos niños y niñas. Los motivos de esta falta de escolarización van desde el trabajo infantil a la falta de interés de los padres o familiares por la educación de sus hijos, pasando por las tradiciones culturales y tradicionales que no reconocen la importancia de la educación. Las niñas son las más afectadas por este problema al considerarse su educación una pérdida de tiempo y de dinero, relegando su papel social al de madre y esposa.

Para evitar que estos niños y niñas se vean privados de su infancia, de su derecho a la educación y de su desarrollo como persona, el programa puesto en marcha por las hermanas salesianas tiene un fuerte componente de concienciación de las familias y de detección de casos de riesgo. Además, ofrece un curso de un año de duración para estos niños y niñas, donde se les da formación y apoyo a todos los niveles para que al siguiente año se escolaricen en el sistema formal.

En la actualidad este curso puente tiene lugar en una cabaña de adobe, en muy malas condiciones y con capacidad limitada. Las hermanas nos han pedido que les apoyemos en la construcción de las instalaciones (2 aulas y aseos) para llevar a cabo este programa.

Trabajo Infantil en la India

La Congregación contribuye con el equipamiento, y el pago del personal del programa. Así, cada año 50 niños y niñas podrán repetir las historias de vida de otras pequeños que ya se han beneficiado de programas similares que las salesianas han puesto en marcha en otras ciudades de India.

Casos de Éxito

  • R. Kavitha tiene once años y todo un futuro por delante. Estudia en la escuela pública y es una alumna brillante. Su sueño es ser médico.
  • Nandini también es buena estudiante, aunque se despista más. Hay que motivarla más para que atienda en clase. Sin embargo, destaca las actividades extraescolares, sobre todo en danza.
  • Surjana tiene 16 años y la mente puesta en los estudios de ingeniería que llevará a cabo en alguna de las tres mejores universidades de su país, gracias a la beca que ha conseguido tras superar los exámenes de ingreso en bachillerato con una calificación de 9,8.
  • Con 9 años, la ilusión de Gowthami es ser profesora. Ha pasado el curso puente de preparación para incorporarse a la escuela pública el próximo curso.
  • Sanvitha es tímida y retraída. Tiene siete años y ha conseguido, con mucho esfuerzo aprender algo de inglés. El próximo año comenzará a estudiar en el colegio inglés de su ciudad.

Artículo adaptado de un original de Marta Carreño

Más Noticias ONG que te pueden interesar

Manos Unidas lanza la campaña SMS: “Seamos más Solidarios”
Envía un SMS con "MANOSUNIDAS" al 28014 y donarás 1,20 € a nuestros proyectos
Durante todo el mes de noviembre, Manos Unidas quiere convertir algo tan cotidiano como enviar un SMS en un gesto de solidaridad,... Leer más
La erradicación de la pobreza, uno de los grandes retos que afronta la humanidad
En pleno siglo XXI, el hambre crónica afecta a uno de cada diez habitantes del planeta.Se trata de personas sin los recursos y servicios... Leer más
hambre como realidad multicausal
El hambre y la inseguridad alimentaria y nutricional centrarán el análisis
Para reflexionar sobre la realidad multicausal del hambre y sobre el Derecho a la Alimentación en África, Manos Unidas organiza del 27 al... Leer más

Añade un comentario