Magraners acoge la cena de solidaridad con Manos Unidas

La tarde del pasado sábado, 11 de febrero, más de 40 personas se reunieron en el local parroquial de San José Obrero de Magraners para participar de una cena de solidaridad en favor de Manos Unidas, coincidiendo con su Jornada anual. Estaba organizada por el arciprestazgo «Periferia» de Lleida y contó con la participación del obispo Salvador.

La primera parte del acto estuvo dedicada a la sensibilización sobre el hambre en el mundo y sus consecuencias. Con un powerpoint se dio a conocer la identidad y la labor de Manos Unidas, y con la proyección de un vídeo se presentó la campaña de este año "1/3 de nuestros alimentos acaban en la basura. Mientras tanto, 800 millones de personas siguen sufriendo hambre en el mundo".

La Sra. Rosa Pla, Delegada diocesana de Manos Unidas, expuso un proyecto de carácter agrícola y ganadero para campesinos de Haití, el coste total del mismo es de casi 195.000 €, pero la Delegación de Lleida se compromete a pagar sólo una parte, que, con la participación de mucha gente, espera sea de 60.000 €.

El salesiano Jordi Clot, arcipreste de la «Periferia», ayudó a la reflexión con el texto evangélico de la multiplicación de los panes y los peces, destacando cómo, para dar de comer a tanta gente, Jesús se sirvió de lo poco que le ofrecieron (5 panes y dos peces), e hizo el paralelismo con la labor de Manos Unidas que, para financiar proyectos, se vale de lo que las personas y organismos aportan.

Se pasó luego a la plegaria, con la oración que el misionero claretiano Pedro Casaldáliga hizo tiempo atrás para Manos Unidas. Y con el deseo de que no falte nunca a nadie el pan y todo lo que se requiere para desarrollarse como persona, todos juntos rezaron el padrenuestro.

El Sr. Obispo, que con su presencia daba la dimensión eclesial al acto, alabó la labor de Manos Unidas.

Luego se pasó a la cena con la invitación de hacer un donativo a favor de Manos Unidas y de no comer nada más en casa para sentir, aunque fuera por un rato, un poco de hambre, lo que muchas personas en el mundo están obligadas a hacerlo cada día por falta de alimentos. La cena fue muy sencilla, como requería la ocasión (cena del hambre), pero que los asistentes disfrutaron de una buenísima rebanada de pan con aceite y de una exquisita manzana "pink lady", todo ello dado por el barrio de Magraners, a quién se agradeció la donación de los productos para la cena, así como su organización y preparación.

Manos Unidas es una ONG de prestigio por su talante y buen hacer a lo largo de los años, donde ha hecho una importante labor humanitaria y social, de acción contra el hambre y el subdesarrollo, y ha favorecido el acceso a la educación y a la sanidad a millones de personas de todo el mundo, mejorando así, sus condiciones de vida, lo que le ha sido reconocido por la sociedad civil, al otorgarle en 2010 el premio «Príncipe de Asturias a la Concordia".

Conxita López Torres

Añade un comentario