Lleno total para escuchar a Lucía Caram y Salvador Busquets

El lunes día 6 de febrero de 2017, la sede de Cristianismo y Justicia se llenó hasta los topes. Los sitios se iban ocupando y había gente de pie esperando a escuchar. Desde Cristianismo y Justicia, Manos Unidas y Justicia y Paz se vuelve a organizar una jornada sobre derechos humanos que esta vez tiene como foco la pobreza infantil.

La sala estaba llena a rebosar, este lunes los derechos humanos llamó especialmente la atención. Sor Lucía Caram, monja dominica, y Salvador Busquets, director de Cáritas Barcelona, ​​tratarían la pobreza infantil con una aproximación particular hacia la persona, que el final es el centro del problema. "De pobreza sólo hay una", afirmó con rotundidad, y es que si se diversifican las pobrezas que existen, se remiten a un segundo plano. Quien sufre de pobreza, sufre, sea del tipo que sea y no se puede conceptualizar este sufrimiento, debemos pensar que detrás de todas estas palabras y definiciones hay personas.

Busquets siguió con su intervención inicial destacando que en los últimos años se ha intensificado la pobreza y que esto ha llevado a que los niños entren cada vez con más fuerza dentro de esta categoría. Remarcaba uno de los problemas de hoy en día relativos a la pobreza, la educación y su relación con la escalada social: Hoy en día los estudios ya no son sinónimos de escalada social, no garantizan nada, y es que vivimos en un escenario de "transmisión generacional de la pobreza".

En Cáritas se atienden hasta tres generaciones diferentes de una misma familia, "esto antes no pasaba", aclaró el director general. El problema del traspaso de pobreza generacional también viene dado por la falta de otro derecho de los niños: el de disfrutar de los padres. A través de nuestra familia aprendemos a comer, vocabulario, costumbres, nos socializamos, etc. Si una niña o niño no puede estar con los padres debido a su jornada laboral, no podrán desarrollarse correctamente y tendrán carencias en un futuro.

En el primer mundo tener hijos supone un gasto, cada vez más elevada. Con este planteamiento comenzaba sor Lucía su explicación, que a pesar de la dureza del tema hacía que la sala enmudece, sor Lucia hacía gala de su oratoria para hacer reír a los espectadores a través de algún chiste.

Actualmente, España es el 2º país europeo en pobreza infantil, y en muchos casos, los más graves se encuentran en las familias monoparentales, que la carga la soporta una única persona y este problema se intensifica si hablamos de madres solteras. "La pobreza tiene rostro de niño y de madres solas" afirmó Sor Lucía contundente. En muchos casos, el problema proviene de familias monoparentales -más de 1,7 millones de núcleos monoparentales en España- y específicamente de aquellas que son encabezadas por madres solteras -1,5 millones-. En más del 65% de los casos, a las mujeres les cuesta llegar a final de más y más de la mitad no dispone de ingresos regulares o no tiene trabajo.

A pesar de tener trabajo, las mujeres que encabezan una familia monoparental deben renunciar, en muchos casos han tenido que renunciar a una retribución más elevada debido a la responsabilidad que tienen en cuanto a los hijos y que recae totalmente en ellas.

Jordi Riberaygua Magallón