Sin padres y con Sida

Solo, sin padres…

Tengo 13 años de vida, aunque sería más acertado decir 13 años de supervivencia, de esquivando día a día a la muerte…

Hace más de 5 años que vivo solo. Mis padres murieron. Mi madre murió cuando yo nací, en el parto perdió toda la sangre y murió desangrada. Mi padre murió cuando yo tenía 7 años, nunca supe de qué, pero un día marchó de casa y jamás volvió, dijeron que había muerto.

Como te iba diciendo, mis padres murieron y no me dejaron nada, bueno, algo sí que me dejaron, me dejaron el VIH. Fue la única compañía que me dejaron, la compañía del virus, que mi cuerpo fue alimentando hasta desarrollar el sida, la enfermedad.

Ahora estoy viviendo entre la calle y una choza abandonada, abandonada, igual que mi vida. No tengo hogar.

Sin padres, sin amigos, sin escuela, sin dinero… Solo… Yo y mi enfermedad. Como un lobo solitario en la jungla de la calle. Viviendo… Sobreviviendo día tras día…

Más Noticias ONG que te pueden interesar

La sala de Cristianismo y Justicia se llenó para seguir la charla
Neus Tomàs: "El mejor antídoto contra la posverdad es hacerse preguntas"
Es fácil ver que la democracia, tal como la conocíamos, ha sufrido un proceso de debilitamiento en los últimos años: el auge de la extrema-... Leer más
Haití, azotado por los terremotos y otros temblores
Manos Unidas no quiere comenzar este año 2019 sin recordar a uno de los países más pobres del planeta: Haití. Allí, después de los últimos... Leer más
Artículo Populorum Progressio por Antoni Babra
San Pablo VI y una encíclica para Manos Unidas
El pasado 12 de diciembre, en la última Asamblea de Manos Unidas Barcelona, su consiliario, Antoni Babra, leyó como inicio de la jornada un... Leer más

Añade un comentario