Siembra un clima de justicia

Manos Unidas se une a la campaña internacional sobre desarrollo y justicia climática, que trata de sensibilizar acerca de la relación entre la pobreza y el cambio climático e influir en la agenda política de cara a la próxima Convención de Naciones Unidas para el Cambio Climático en Copenhague en diciembre de 2009.

Más allá de focos de discusión y desacuerdo entre la comunidad científica y los líderes mundiales, hoy se puede afirmar, sin ningún género de duda, que estamos ante un cambio climático producido por la actividad humana, con una serie de evidencias científicas y de implicaciones contrastadas como el Calentamiento Global, el estrés hidrico,  la mayor presencia de dióxido de carbono, o el calentarmiento del Ártico.

En resumen, el cambio climático puede considerarse una de las mayores amenazas del siglo XXI, con consecuencias económicas, sociales y naturales de gran magnitud. Si bien el clima ha variado siempre, el actual proceso de calentamiento global provocado por la acción humana puede llevarnos, si no hacemos nada para evitarlo, a un crecimiento exponencial del problema, con consecuencias impensables y posiblemente irreparables para el entorno y para la humanidad.

El cambio climático incide de manera especial en los países más pobres del mundo y en los pueblos más vulnerables. No fueron ellos los que causaron el problema, pero sí son quienes más lo resienten, y son los que cuentan con menos recursos para adaptarse a esta nueva situación.

Desde esta perspectiva, el cambio climático genera una “injusticia climática”: mientras los países y las sociedades más ricas (y al mismo tiempo más contaminantes) viven ostentosamente, utilizan sin medida los recursos naturales y cuentan con medios y tecnología para afrontar las nuevas circunstancias producidas por el calentamiento global, son precisamente los países y pueblos más pobres los que sufren con mayor agresividad las consecuencias del cambio climático y los que cuentan con menos recursos económicos y tecnológicos para afrontar estos cambios.

En este sentido, Manos Unidas, sin ser una organización ecologista, percibe con claridad las consecuencias que está teniendo en los países más pobres, mucho más vunerables para contrarestar las consecuencias negativas del cambio climático sobre sus condiciones de vida.

Manos Unidas se une a otras organizaciones internacionales en la campaña Siembra un clima de justicia y pide vuestro apoyo con una recogida de firmas online en la web de la campaña. ¡Firma y presiona!

Más Noticias ONG que te pueden interesar

Manos Unidas destinó cerca de 36 millones de euros a proyectos de desarrollo en África, América y Asia
Manos Unidas ha publicado la Memoria Institucional de 2018 en la que rinde cuentas del trabajo realizado en el ámbito de la cooperación al... Leer más
La religiosa igualadina estuvo muy cerca de Manos Unidas
El viernes 21 de junio nos dejó Tere Nogué (1944-2019), misionera igualadina que dedicó toda su vida a ayudar a los demás. Estuvo 17 años... Leer más
Comienza en Senegal el Convenio financiado por Manos Unidas y la Cooperación Española
El 12 de junio se dio luz verde al Convenio denominado «Desarrollo rural sostenible, gobernanza democrática y empoderamiento socioeconómico... Leer más

Añade un comentario