Monseñor Omella, ex consiliario de Manos Unidas

El Papa Francisco ordena cardenal a Juan José Omella

El Papa Francisco ha creado cinco nuevos cardenales, entre los que se encuentra el español Juan José Omella (Teruel, 1946), actual arzobispo de Barcelona y obispo consiliario de Manos Unidas entre 1999 y 2015.

En un acto celebrado el 28 de junio de 2017, el Papa impuso también el birrete cardenalicio, el anillo y el título al arzobispo de Bamako (Mali), Jean Zerbo; al obispo de Estocolmo, Anders Arborelius, el primer obispo católico de Estocolmo tras la Reforma Protestante; al vicario apostólico de Pakse (Laos), Louis-Marie Ling Mangkhanekhoun, y al obispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez, amigo personal del obispo mártir Óscar Romero.

Durante su homilía, el Papa Francisco instó a los nuevos cardenales a ejercer su nuevo cargo sin distraerse de la realidad que forman “los inocentes que sufren en las guerras”. La realidad, les dijo el Pontífice, son los inocentes que sufren y mueren a causa de las guerras y el terrorismo; es la esclavitud que no cesa de pisar la dignidad también en la época de los derechos humanos; la realidad es la de los campos de prófugos que a veces se asemejan más a un infierno que a un purgatorio; la realidad es el descarte sistemático de todo lo que ya no sirve, incluidas las personas.

Manos Unidas estuvo presente en Roma con una representación institucional. Dicha comitiva también participó en la Misa de Acción de Gracias, que fue la primera que Juan José Omella ofició ya como nuevo cardenal.

Un servicio a la Iglesia

En declaraciones a la prensa internacional en las horas previas a la ceremonia, Monseñor Omella ya recalcaba la forma en la que entendía el nombramiento: "es un gran servicio a la Iglesia, si cabe aún más, pero en la clave de servicio que nos enseña el Papa (...) servir a la comunidad cristiana, servir al Pueblo de Dios, y servir a la sociedad a la que hemos sido enviados".

Y en esa misma clave de servicio se desarrolló su trabajo durante los 16 años en los que fue obispo consiliario de Manos Unidas. Durante ese tiempo, además de las labores propias del cargo (tanto pastorales como de gobierno), tuvo la oportunidad de visitar alguno de los proyectos de desarrollo que la organización apoya en Mozambique, país del continente donde él había sido misionero durante un año.

"Cuando se tiene la oportunidad de viajar a los pueblos del Tercer Mundo uno regresa con el corazón encogido al ver las carencias que tienen esos pueblos y la miseria que les rodea en muchos casos, pero consolado al comprobar que no pierden la alegría y la esperanza. En el corazón de la gente de esos países del Sur hay muchos valores humanos que nos edifican y, de manera especial, a mí me impresiona cómo viven la fe en Dios. Sí, la pobreza y las dificultades no les alejan de Dios, no les llevan a renegar de Él, sino a poner más firmemente su confianza en Él, a abandonarse más en sus manos. Curiosamente, en contacto con la gente de esos países uno se siente llamado a ser más humano y más creyente”, expresó el nuevo cardenal tras volver de Mozambique en 2013.

En el momento de su despedida como consiliario de Manos Unidas, Omella comentaba, en una entrevista para la revista de la organización, la enorme tarea que aún quedaba por hacer para erradicar el hambre en el mundo:

“Deseo de todo corazón que la solidaridad prenda en los corazones de todos y, de manera especial, en los gobiernos de las naciones desarrolladas. Pido que los gobiernos sigan dedicando parte de sus presupuestos a la Cooperación al Desarrollo y que no se deje en la estacada a los países más pobres. Que se les ayude a salir de su pobreza y que la gente no tenga que emigrar en busca de pan para ellos y para sus familiares. Y que sepamos acoger a todos los que llegan a nuestras naciones en busca de trabajo y de alimento. Son hermanos necesitados, necesitan nuestra ayuda. Trabajemos todos juntos para hacer un mundo más justo y solidario”.

Entusiasmo en Manos Unidas Barcelona

Juan José Omella es el arzobispo de Barcelona desde el 26 de diciembre de 2015. Su nombramiento como cardenal supone una muy especial alegría para los que forman parte de la delegación de Barcelona de Manos Unidas.

El domingo 2 de julio a las 18h, Omella presidirá la Eucaristía que se celebrará en la Basílica de la Sagrada Familia. Así pues, el primer oficio de Juan José Omella en territorio español será en el emblemático templo erigido por el genial arquitecto Antoni Gaudí.

Hugo Pérez Marsol (adaptado de un texto original de los Servicios Centrales de Manos Unidas)

Más Noticias ONG que te pueden interesar

Haití, azotado por los terremotos y otros temblores
Manos Unidas no quiere comenzar este año 2019 sin recordar a uno de los países más pobres del planeta: Haití. Allí, después de los últimos... Leer más
Artículo Populorum Progressio por Antoni Babra
San Pablo VI y una encíclica para Manos Unidas
El pasado 12 de diciembre, en la última Asamblea de Manos Unidas Barcelona, su consiliario, Antoni Babra, leyó como inicio de la jornada un... Leer más
Marcha por la paz 2019
Manos Unidas apoya a la Comunidad de Sant'Egidio
Con motivo de la Jornada Mundial por la Paz, la Comunidad de Sant'Egidio, promueve cada 1 de enero de 2019 - por decimoséptimo año... Leer más