Las mujeres de Bachajón. El camino hacia la igualdad

En la Misión jesuita de Bachajón, en Chiapas, México, se trabaja incansablemente por el desarrollo de las comunidades tseltales. Para ello, son conscientes de que es fundamental el papel de la mujer, y el hecho de que ésta pueda vivir en equidad.

Por eso, la Misión actúa para lograr el desarrollo de las mujeres en el contexto de la familia, de la comunidad y de la sociedad, impartiéndoles formación en el conocimiento de sus derechos y fomentando su participación en los distintos ámbitos de la sociedad.

El trabajo de promoción de la mujer en la Misión se inició en 1968, con la incorporación de las Hermanas del Divino Pastor.

Las mujeres en aquel entonces sufrían una grave violencia de género, que sustentaba el sistema patriarcal donde las mujeres eran consideradas desiguales, con menos valor que el género masculino. A esto se le añadía el grave problema del alcoholismo, lo que provocaba la situación de violencia.

Esta opresión estaba triplicada: las mujeres sufrían por la clase, por el género y por la condición étnica. Además, esta situación la transmitían de generación en generación como una característica más de su “ser mujer”, manteniendo los roles “naturales”.

Todo ello se traducía en la marginación, vergüenza y miedo de las mujeres a relacionarse con la gente. La mayoría de ellas apenas hablaban.

Ante esto, poco a poco las Hermanas fueron adquiriendo confianza con ellas, y demostrándoles la importancia de valerse por sí mismas, hasta que llegó un punto en el que fueron ellas mismas las que pedían las formaciones.

Las mujeres empezaron a recibir acompañamiento y formación mediante cursos y talleres que incidían en la idea de que ellas tienen derecho a expresar su opinión y participar. Así, éstas fueron adquiriendo importancia en las reuniones de los diáconos, y se las empezó a tener en cuenta.

La labor de la Misión en este ámbito es incalculable. Ahora las mujeres toman cargos de la comunidad junto con sus esposos, e incluso hay cargos para mujeres solteras, lo que demuestra el papel activo de la mujer en la comunidad. 

Aun así a la Misión les quedan muchas metas y objetivos por cumplir en su trabajo por la promoción de la mujer, y seguirán reforzando con sus escasos recursos la igualdad de derechos entre hombres y mujeres.

Andrea Coll 

Más Noticias ONG que te pueden interesar

60 años de Manos Unidas
Las bambolinas africanas de Manos Unidas
Con motivo de nuestro aniversario, los amigos de la revista Mundo Negro han publicado un artículo dedicado a los 60 años de Manos Unidas,... Leer más
Conferencia de Francesc Torralba
"¿De qué hablamos cuando hablamos de dignidad" es el título de la conferencia ofrecida por el filósofo y teólogo catalán Francesc Torralba... Leer más
Lloramos lágrimas de barro y sangre por Brumadinho (Brasil)
Lloramos lágrimas de barro y sangre por Brumadinho (Brasil)
Hace tan sólo unos días, el 25 de enero, una catástrofe tuvo lugar en Brumadinho. Tres años después de la catástrofe de Mariana, la... Leer más

Añade un comentario