Mena y Evans, una vida marcada por el SIDA

Hace mucho tiempo que en Manos Unidas estamos empeñados en poner rostro a la pobreza. Queremos insuflar vida a los números que forman parte de las frías estadísticas.

Aprovechando la recién estrenada campaña “Su mañana es hoy”, vamos a intentar explicar cuáles son las causas de la mortalidad infantil y a qué condiciones deben enfrentarse cada día millones de niños en el mundo.

Comenzamos nuestras historias en Chinsapo, un barrio marginal a las afueras de Lilongwe, la capital de Malawi. Un lugar donde la vida no parece tener valor ninguno, donde el hacinamiento hace proliferar los delitos relacionados con la violencia doméstica y el abuso infantil y donde la tasa de prevalencia del sida crece a la par que la población. Un lugar donde, si se pudiera elegir, a nadie le gustaría nacer.

A Menas y Evans le tocó nacer allí y allí han pasado toda la vida: seis y cuatro años. Aunque la que vamos a contar es su historia, podría ser la misma para millones de niños de África, de América, de Asia e, incluso, de aquí.

Su padre trabajaba y era el encargado de mantener a la familia. Su madre se encargaba de la casa. Una casa de la que fueron expulsados por sus propios familiares una vez que el SIDA acabó con la vida de su padre.

Les conocimos hace poco en el centro Rainbow, un lugar al que acuden cada día para recibir a manos llenas educación, asistencia médica y todo el amor que la vida les ha negado.

A su madre no la hemos visto. Sabemos por el padre Feliu que, como muchas otras mujeres marginadas y olvidadas, se ha visto abocada a la prostitución para sacar adelante a sus hijos. No hay muchas opciones más en Chinsapo para una viuda como ella.

El padre Feliu, que fue quien nos los presentó, tiene con ellos un trato especial, pues mucho es el sufrimiento por el que han pasado antes de llegar al centro. Aquí juegan, cantan, comen y ríen como el resto de los pequeños, la mayoría huérfanos por causa del sida.

Aquí pueden imaginar un mañana y soñar en futuro porque hoy alguien se ha preocupado por ellos.

Menas y Evans forman parte de estas estadísticas (fuente: Naciones Unidas):

  • En África Subsahariana hay unos 11 millones de huérfanos a consecuencia del sida.
  • Ocho de cada diez niños huérfanos en el mundo, cuyos padres han muerto a causa del sida, viven en el África subsahariana.
  • Durante la última década la proporción de huérfanos como consecuencia del sida aumentó del 3.5% al 32%.
  • Como resultado, la enfermedad está causando que una generación completa de niños quede en la orfandad.

 

Centro Rainbow

El Centro Rainbow, creado por los padres blancos, ha crecido poco a poco y ahora además de coordinar el programa de "Home Based Care" (que atiende en sus casas a los infectados por el HIV/SIDA y a enfermos crónicos), cuentan con un preescolar hasta 5 años para niños huérfanos, unas clases de tutoría para niños de secundaria, terapia de grupo para enfermos de sida, cursos de reciclaje para los voluntarios, sistema de becas para huérfanos, sesiones de sensibilización de la población y un amplio espectro de actividades enfocadas en ayudar a los más vulnerables de la parroquia.

Más Noticias ONG que te pueden interesar

Manos Unidas destinó cerca de 36 millones de euros a proyectos de desarrollo en África, América y Asia
Manos Unidas ha publicado la Memoria Institucional de 2018 en la que rinde cuentas del trabajo realizado en el ámbito de la cooperación al... Leer más
La religiosa igualadina estuvo muy cerca de Manos Unidas
El viernes 21 de junio nos dejó Tere Nogué (1944-2019), misionera igualadina que dedicó toda su vida a ayudar a los demás. Estuvo 17 años... Leer más
Comienza en Senegal el Convenio financiado por Manos Unidas y la Cooperación Española
El 12 de junio se dio luz verde al Convenio denominado «Desarrollo rural sostenible, gobernanza democrática y empoderamiento socioeconómico... Leer más

Añade un comentario