Haja y sus 1000 gusanos

Haja, una niña de 16 años. Hace 6 meses tuvo una herida en la cadera, una rascada. Hasta aquí todo normal, que niño con esa edad no tiene alguna rascada por el cuerpo.

Esta pequeña herida, se fue cubriendo de polvo, tierra.. y se fue infectando. Hasta aquí también podríamos considerarlo normal, a quién no se le ha infectado nunca una herida.

La herida se infectó pero no fue al hospital esa semana. Tampoco fue la semana siguiente, ni el mes siguiente… Fue pasando el tiempo, fueron pasando días, y con los días los meses…

Hasta que a los 6 meses de evolución de la infección aparece en el centro de atención primaria en brazos del padre por no poder caminar. De allí nos llega en ambulancia al hospital de Gambo.

La trasladamos en brazos a una camilla. Las heridas están cubiertas de gasas.

Levantamos la gasa que se encuentra sobre la cadera y nos encontramos con un centenar de gusanos blancos y redondos saliendo de la herida. Limpiamos la herida, apartando los gusanos. A los pocos segundos vuelven a aparecer nuevos gusanos que de la profundidad de la herida salen al exterior. Volvemos a limpiar rociando con suero fisiológico abundante la herida.

Nos encontramos en la región de la cadera izquierda. Donde encontramos una discontinuidad de la piel y todas sus capas. Han desaparecido todas las capas de la piel, y todo lo que se anteponía entre el hueso y la piel. Ahora el trocánter del fémur contacta completamente con el exterior. Podemos ver el hueso sin problemas desde el exterior, no hay nada que lo cubra, está completamente a la intemperie.

Se trata de un agujero en la superficie cutánea de unos 15 centímetros donde se puede apreciar el banquete que se están dando los invertebrados. Podemos ver la piel, la grasa y los músculos que se han ido comiendo los blancos bichos dejando tan solo el hueso

En este caso creo que más valen mil palabras que una imagen. La imagen sería tan desagradable que mejor evitarla. Al igual que el olor nauseabundo que impregnaba la sala y penetraba hasta lo más profundo de nuestras fosas nasales.

El olor y la imagen de centenares de gusanos corriendo por la herida son sensaciones difíciles de olvidar. Una imagen que queda grabada en la retina y un olor que te impregna constantemente.

Parásitos…

Haja y sus mil gusanos. No es Haja sola, es ella y sus 1000 gusanos que viven dentro de ella, alimentándose de ella, de su carne, dejando literalmente el hueso.

 

Más Noticias ONG que te pueden interesar

Manos Unidas destinó cerca de 36 millones de euros a proyectos de desarrollo en África, América y Asia
Manos Unidas ha publicado la Memoria Institucional de 2018 en la que rinde cuentas del trabajo realizado en el ámbito de la cooperación al... Leer más
La religiosa igualadina estuvo muy cerca de Manos Unidas
El viernes 21 de junio nos dejó Tere Nogué (1944-2019), misionera igualadina que dedicó toda su vida a ayudar a los demás. Estuvo 17 años... Leer más
Comienza en Senegal el Convenio financiado por Manos Unidas y la Cooperación Española
El 12 de junio se dio luz verde al Convenio denominado «Desarrollo rural sostenible, gobernanza democrática y empoderamiento socioeconómico... Leer más

Añade un comentario