Haití necesita toda la colaboración posible

La situación del país caribeño sigue siendo crítica. 7.000 cádaveres han sido ya enterrados en una fosa común, y ahora se teme por las posibles epidemias y enfermedades.

Los peores augurios iniciales se van quedando cortos

“Ante este nuevo drama que enfrenta Haití escribo estas pequeñas palabras, en medio del impacto en el que nos encontramos todos. Las comunicaciones están cortadas (caminos, teléfonos, etc.)… Lo que vimos es indescriptible: muertos por todas partes y casas hundidas en todas las zonas de la capital. Ví casas y paredes caer delante de mí”. Francois Kawas, Superior de la Compañía de Jesús en Haití.

Tras el terremoto de Haití, los peores augurios iniciales se van quedando cortos. Los datos cuantitativos de la catástrofe, tanto en el posible número de víctimas mortales como en la destrucción material y la cantidad de damnificados, adquieren dimensiones dantescas. Las autoridades gubernamentales han admitido la posibilidad de que el número de fallecidos supere los 100.000, y la Cruz Roja ya estima los damnificados en tres millones (de un total de nueve que tiene el país).

Prioridad en la emergencia

En Manos Unidas nos preparamos para enviar apoyo en cuanto las circunstancias lo permitan. Debido a los severos daños en las telecomunicaciones, aún no hemos logrado comunicarnos directamente con nuestras contrapartes/socios locales en Haití, organizaciones con las que hemos colaborado en diferentes proyecto años anteriores, pero tenemos indicios de que esta situación mejorará en las próximas horas, y podremos coordinar con ellas el envío de nuestro apoyo solidario.

Las prioridades ahora, frente al peor terremoto desde hace 240 años en el país, son el rescate de las personas atrapadas bajo los escombros, y resolver la falta de agua y de lugares temporales de refugio, así como los problemas de saneamiento básicos para evitar epidemias, ya que los servicios de salud, de electricidad y de abastecimiento de agua han quedado gravemente afectados.

Cuando la naturaleza golpea a la pobreza

Las catástrofes naturales tienen consecuencias sociales mucho más dramáticas allá donde la pobreza ya es causante de muchas desdichas. Haití es un país cuya historia es una secuencia interminable de desgracias, en la que se entremezclan colonialismos, ocupaciones militares, saqueos de recursos, devastación forestal o huracanes, que lo han llevado a ser el territorio más empobrecido y abandonado de América Latina.

El modelo neoliberal, con la apertura total para la importación masiva de alimentos en años recientes, arruinó y desestructuró más aún al país que nunca pudo recuperarse de su pasado colonizado. Tal vez es ilustrativo el caso del arroz, producto de consumo básico en el que Haití era autosuficiente hasta hace pocos años, y que la apertura comercial dio al traste; ahora, la mayor parte del arroz debe ser importado.

Más de dos millones de haitianos se han visto obligados a emigrar en décadas recientes. Probablemente un millón y medio viven en Estados Unidos, y el resto, casi todos, en la república dominicana, país vecino. El envío de remesas (unos 700 millones de dólares anuales) es la principal entrada de divisas y la vía de subsistencia de millares de familias. Muchos campesinos se han hacinado en los barrios marginales de la capital Puerto Príncipe, en extrema vulnerabilidad.

Más Noticias ONG que te pueden interesar

Haití, azotado por los terremotos y otros temblores
Manos Unidas no quiere comenzar este año 2019 sin recordar a uno de los países más pobres del planeta: Haití. Allí, después de los últimos... Leer más
Artículo Populorum Progressio por Antoni Babra
San Pablo VI y una encíclica para Manos Unidas
El pasado 12 de diciembre, en la última Asamblea de Manos Unidas Barcelona, su consiliario, Antoni Babra, leyó como inicio de la jornada un... Leer más
Marcha por la paz 2019
Manos Unidas apoya a la Comunidad de Sant'Egidio
Con motivo de la Jornada Mundial por la Paz, la Comunidad de Sant'Egidio, promueve cada 1 de enero de 2019 - por decimoséptimo año... Leer más

Añade un comentario