El hambre es un hecho inaceptable en un mundo caracterizado por la abundancia

Imaginemos la siguiente noticia: “Ante la inoperancia de sus propios gobiernos y de los organismos internacionales, más de 1.020 millones de personas que padecen hambre crónica en América Latina y el Caribe, Asia y, sobre todo, África, se proponen reunirse en Roma, para celebrar una Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria.

Reclaman la atención de todo el mundo, durante un par de horas, para recordar a los mandatarios mundiales sus promesas incumplidas y para dar a conocer a los más poderosos de este mundo cómo garantizar su derecho fundamental a la alimentación”. 

La noticia, desgraciadamente, no va a ser esa. La realidad es que, del 16 al 18 de noviembre, más de 60 Jefes de Estado y representantes de diferentes organizaciones acuden a Roma a otra Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria. Se espera que, durante casi tres días, tengan la mirada puesta en que una de cada seis personas sufre hambre crónica en el mundo y en que, cada seis segundos, un niño muere de hambre en el planeta.  

 

Mientras, todos los que trabajamos para terminar con la lacra del hambre esperamos que, si no por responsabilidad, que lo sea por ética, estas personas no consientan que esta cumbre se convierta en una más y en una burla para los que no tienen ninguna manera de acceder a los alimentos necesarios en cantidad suficiente.

 

Huelga afirmar que el hambre es un hecho inaceptable en un mundo caracterizado por la abundancia de recursos materiales y alimentos; admitirlo como una fatalidad es una violación consentida de la dignidad humana. La paradoja del hambre es que la producción agrícola podría alimentar, sin problemas, al doble de la población mundial actual; por tanto, es un problema evitable que tiene que golpear la conciencia de todas las personas y mover la voluntad política para erradicarlo.

 

MANOS UNIDAS, que trabaja codo con codo con misioneros y cooperantes de organizaciones eclesiales, católicas o laicas, se empeña a diario en la lucha contra la pobreza y el hambre, reivindica el reconocimiento del derecho a la alimentación como un derecho fundamental; lucha por un desarrollo rural apropiado al estilo de vida y sostenible; apoya la agricultura a pequeña escala que no genera dependencia externa en energía y recursos; impulsa la agricultura familiar; promueve el desarrollo comunitario y las organizaciones de agricultores, pescadores, pueblos indígenas, mujeres y jóvenes trabajadores rurales; y apoya el modelo cooperativo de producción y comercio que garantice la seguridad alimentaria de los pueblos a través de la soberanía alimentaria.

 

Para saber más sobre la Cumbre Mundial sobre la Seguridad Alimentaria y el Foro paralelo:

www.manosunidas.org

Diez propuestas claves de CIDSE y APRODEV: www.cidse.org

FAO: www.fao.org/wsfs/sobre-la-cumbre/es/

Foros paralelos: www.peoplesforum2009.foodsovereighthy.org

Petición de firmas contra el hambre: www.1billionhungry.org/home/es

Más Noticias ONG que te pueden interesar

Haití, azotado por los terremotos y otros temblores
Manos Unidas no quiere comenzar este año 2019 sin recordar a uno de los países más pobres del planeta: Haití. Allí, después de los últimos... Leer más
Artículo Populorum Progressio por Antoni Babra
San Pablo VI y una encíclica para Manos Unidas
El pasado 12 de diciembre, en la última Asamblea de Manos Unidas Barcelona, su consiliario, Antoni Babra, leyó como inicio de la jornada un... Leer más
Marcha por la paz 2019
Manos Unidas apoya a la Comunidad de Sant'Egidio
Con motivo de la Jornada Mundial por la Paz, la Comunidad de Sant'Egidio, promueve cada 1 de enero de 2019 - por decimoséptimo año... Leer más

Añade un comentario