Día del Cooperante 2017

Los cooperantes son esenciales para un mundo mejor

Ante la ausencia de políticas públicas que garanticen los derechos humanos, el acompañamiento de las ONG es determinante para la vida de millones de personas en todo el mundo. Los cooperantes españoles trabajan con 35 millones de personas en 105 países, en los que se realizan más de 3.600 proyectos de desarrollo.

El planeta afronta la peor crisis humanitaria de refugio y migración desde la II Guerra Mundial, 20 millones de personas se encuentran al borde de la hambruna, numerosos conflictos se enquistan y otros no acaban de cerrarse aún con acuerdos de paz firmados.

Sin políticas integrales que enfrenten las causas de la pobreza, la desigualdad y el maltrato del planeta solo se conseguirán respuestas limitadas. La cooperación internacional es una pieza más de un complejo engranaje en el que todas las políticas deben ser coherentes entre sí para garantizar un desarrollo sostenible.

La cooperación contribuye, pero no soluciona por sí sola. Contribuye sobre todo cuando cuenta con los recursos adecuados y se orienta claramente a la erradicación de la pobreza. Lamentablemente, en estos momentos, la política de cooperación española se encuentra en sus mínimos históricos y a la cola de Europa, a pesar de la recuperación económica.

Manos Unidas en Sudán del Sur

En el Día del Cooperante 2017, hemos querido hablar con uno de nuestras contrapartes en Sudán del Sur:

El país más joven del planeta es también uno de los más pobres y conflictivos. Tras su independencia de Sudán en 2011, los habitantes de Sudán del Sur trataron de reconstruir un país arrasado por tres décadas de conflicto armado, pero en diciembre de 2013 estalló una nueva guerra civil y ahora, casi 4 años más tarde, las consecuencias del conflicto son devastadoras.

La mitad de la población –6 millones de personas– se enfrenta a una grave inseguridad alimentaria y lo más agravante es que la situación no parece mejorar, sino que el número de personas que viven al borde de la hambruna está en aumento. La falta de protección e inseguridad alimentaria, obliga a la gente a cruzar las fronteras y Sudán del Sur se ha convertido en la crisis de refugiados de más rápido crecimiento del mundo. 3'8 millones de personas se han visto obligadas a dejar su hogar, de las cuales casi 2 millones han buscado refugio en los países vecinos, como Uganda, Kenia y Sudán.

Dice Pau Vidal, del Servicio Jesuita de Refugiados y colaborador de Manos Unidas: "El apoyo de la cooperación internacional es esencial para luchar contra la falta de alimentos y para aliviar el sufrimiento psicosocial de las víctimas. En un contexto tan complejo como el que vive Sudán del Sur es urgente detener los combates para poder garantizar el acceso de ayuda humanitaria (...) los líderes deben entender que sin paz y estabilidad miles de personas morirán de hambre en un país rico en agricultura y recursos (...) millones de persona pasan hambre porque se han visto obligadas a abandonar sus tierras y no pueden cultivar ni alimenta a sus familias; tampoco pueden comprar alimentos básicos por la enorme subida de los precios".

Más Noticias ONG que te pueden interesar

Manos Unidas destinó cerca de 36 millones de euros a proyectos de desarrollo en África, América y Asia
Manos Unidas ha publicado la Memoria Institucional de 2018 en la que rinde cuentas del trabajo realizado en el ámbito de la cooperación al... Leer más
La religiosa igualadina estuvo muy cerca de Manos Unidas
El viernes 21 de junio nos dejó Tere Nogué (1944-2019), misionera igualadina que dedicó toda su vida a ayudar a los demás. Estuvo 17 años... Leer más
Comienza en Senegal el Convenio financiado por Manos Unidas y la Cooperación Española
El 12 de junio se dio luz verde al Convenio denominado «Desarrollo rural sostenible, gobernanza democrática y empoderamiento socioeconómico... Leer más