"El desarrollo local es clave para la democratización de África"

Mbuyi Kabunda (RD del Congo) es miembro del Instituto Internacional de Derechos Humanos de Estrasburgo. Actualmente ejerce de profesor de política africana en la Universidad de Basilea.

------

Mbuyi Kabunda participa en la mesa redonda "África - Derecho A Tener Derechos", que se celebrará el 29 de septiembre de 2011 a las 19h en el Palau Robert de Barcelona.

La asistencia es gratuita y la inscripción se realiza en este enlace. Este acto se enmarca en la campaña "África - Cuestión De Vida, Cuestión Debida".

------

-¿En qué campos está siendo decisivo el papel de las ONGs en África, y en dónde deberían centrarse más esfuerzos?

Las ONGs son las únicas que se han encargado de la lucha contra la pobreza en África al ocuparse de los aspectos de desarrollo humano, unas veces con certeza y otras con torpeza. Han centrado sus actividades en el acceso al agua potable, a la educación y a la sanidad básicas y al empoderamiento de las mujeres. Deberían también centrar sus esfuerzos, además de estos aspectos de desarrollo humano, en la instauración del proceso de descentralización (participación de los pueblos en la concepción y ejecución de los proyectos de desarrollo), siendo el objetivo favorecer el desarrollo local y el desarrollo rural, pues lo local constituye el futuro de África y el punto de partida de la democratización del desarrollo en el continente, desde la base.

 

-Actualmente, hay una preocupante hambruna en Somalia cuyo detonante ha sido una prolongada sequía, ¿pero hay causas más profundas detrás?

Este país vive desde décadas anteriores una situación de hambrunas generada por las sequías o el frágil ecosistema. Es cierto. Pero, no es la única explicación. Las principales causas, no declaradas, consisten en el debilitamiento y la posterior destrucción interna del Estado en este país por la larga dictadura de Siad Barre, y desde el exterior por los programas de ajuste estructural (que le quitaron las funciones económicas y sociales) y por las intervenciones militares extranjeras dejando un vacío ocupado por las bandas armadas o los señores de la guerra. Prueba de ello es que los países vecinos (Etiopía, Eritrea, Yibutí), con un mínimo de Estado, han podido hacer frente a la situación mejor que un “Estado fallido como Somalia. A ello es preciso añadir la crisis alimentaria internacional de los últimos años.

 

-¿Qué papel ha jugado hasta ahora España (Gobierno, ONGs...), y cuál puede jugar en un futuro respecto al desarrollo de África?

España está jugando un papel cada vez más creciente en la cooperación al desarrollo en África, que forma parte de las prioridades de su política exterior  con los sucesivos Plan África (2006-2008 y 2009-2012) y la creación de Casa África, y las ONGs españolas son cada vez más solidarias con este continente. África es la región que más fondos españoles recibe después de Latinoamérica. Sin embargo, a pesar de las intenciones manifestadas de contribución al desarrollo y de la lucha contra la pobreza en el continente, consideradas como prioritarias, es preciso lamentar  los aspectos comercialistas (la promoción de los intereses de las empresas españolas) y energéticas que siguen prevaleciendo en dicha cooperación, en particular su vinculación con la lucha contra la inmigración.

 

-¿Es realista creer que se puedan cumplir los objetivos del milenio? 

Difícilmente se puede conseguir los ODM en África por la falta de inversiones sociales tanto a nivel nacional como a nivel internacional. El grave error de los ODM es no incorporar la reducción de las desigualdades Norte-Sur o la justicia social a nivel internacional y el cuestionamiento del sistema que genera los problemas que pretenden resolver, en particular la pobreza. A cuatro años de la meta (2015), apenas cinco países africanos podrían alcanzar dichos objetivos: Sudáfrica, Namibia, Botsuana, Mauricio y Seychelles. Para los demás, y en el mejor de los casos, lo conseguirán dentro de un siglo.

 

-Como director de la Revista África-América Latina, y por tanto conocedor de ambas realidades ¿crees que alguno de los fenómenos recientes de América Latina (el ALBA, el impulso de Lula al MERCOSUR,..), puede ser un modelo útil para África?

El fracaso del Estado-nación importado o de la ideología jacobina, en África, aboga por la descentralización y la integración regional, como las dos caras de una misma moneda. Ateniéndose a este último aspecto, constituye la única salida para los pequeños y económicamente no viables Estados africanos. No se trata de la integración regional librecambista y desde arriba (Estados y gobiernos) que ha fracasado, sino desde abajo, desde los pueblos. Es aquí donde el modelo del ALBA es atractivo por dar prioridad a los aspectos que sirven directamente a los intereses de los pueblos. De igual modo, el modelo del MERCOSUR ha permitido favorecer los intercambios y a crear las bases estructurales entre los países miembros. Ambas experiencias explican porque Latinoamérica es la región que mejor ha resistido a la actual crisis económica y financiera internacional, mientras que África ha sido la región más golpeada y perjudicada por su extrema extroversión y debilidad estructural.

 

-¿Qué consecuencias tiene la Globalización para África? ¿Qué hay de mito y qué de verdad en el papel de las multinacionales en África?

La globalización  ha tenido en este continente aspectos positivos y negativos. Entre los primeros, el acceso de los africanos a las nuevas tecnologías de la información, en particular a internet, y la liberalización política. En los segundos, impone a los africanos leyes concebidas por y para los ricos. Por lo tanto, África tiene que competir en condiciones de desigualdad con las regiones 10 ó 20 veces más ricas que ella. O utilizando una metáfora, ello equivale a organizar una carrera entre coches europeos y norteamericanos con los peatones africanos. En cuanto a las multinacionales, tanto de los países del Norte como de los países emergentes, han jugado un papel globalmente negativo en el continente. Se dedican todas a una feroz “guerra económica” por el control de materias primas generando en este continente lo que se viene llamando la “maldición de materias primas”. Éstas  en lugar de contribuir al desarrollo de los pueblos  africanos, se han convertido en la fuente de sus desgracias: guerras,  mal gobierno, corrupción, y abandono de la agricultura, etc.

Pedro Bosch

------

Recuerda que el evento se celebrará el 29 de septiembre de 2011 a las 19h en el Palau Robert de Barcelona. La asistencia es gratuita y la inscripción se realiza en este enlace.

------

Más Noticias ONG que te pueden interesar

Manos Unidas pide la abolición de la trata de personas
Manos Unidas pide la abolición de la trata de personas
El 30 de julio se celebra el Día Mundial contra la Trata 2018 con el objetivo de concienciar sobre la situación de las víctimas del tráfico... Leer más
Jóvenes de Manos Unidas crean un Decálogo Sostenible
Jóvenes de Manos Unidas crean un Decálogo Sostenible
El Decálogo Sostenible de los Jóvenes de Manos Unidas, elaborado por los participantes en el I Campamento Sostenible para Jóvenes de Manos... Leer más
Memorial Joan Gomis 2018
Abierta la participación al Premio de Periodismo Solidario "Memorial Joan Gomis 2018"
El premio "Memorial Joan Gomis 2018" tiene el objetivo de galardonar las mejores obras periodísticas de cariz solidario sobre personas,... Leer más

Añade un comentario