La curación - El ingreso

Llegan enfermos con fiebre, malestar general, muchos sin poder caminar ni sonreír…

Después de más o menos días, según la patología que padezcan, marchan del hospital con una sonrisa en los labios, con una mirada de esperanza… los que pueden marchar, los que no han perdido la vida en el camino…

Cada caso es un mundo.

Me viene ahora a la mente el caso de un niño que tenía una enfermedad llamada pénfigo y que provoca la ruptura de las uniones de las distintas capas de la piel apareciendo ampollas por todo el cuerpo. Estas ampollas, cuando aparecen en pliegues y articulaciones te impiden mover.

El niño, cuando llegó al hospital no podía caminar ni moverse. No podía ni abrir la boca, ni para hablar ni para reírse. A la llegada tenía la cara desfigurada por las ampollas, el cuerpo recubierto de ampollas de la cabeza a los pies. Por muy quieto que te mantengas, no puedes evitar que algunas ampollas se rompan y se infecten.

Ingresó en el hospital iniciando tratamiento con corticoides y curas de las heridas.

Más Noticias ONG que te pueden interesar

Haití, azotado por los terremotos y otros temblores
Manos Unidas no quiere comenzar este año 2019 sin recordar a uno de los países más pobres del planeta: Haití. Allí, después de los últimos... Leer más
Artículo Populorum Progressio por Antoni Babra
San Pablo VI y una encíclica para Manos Unidas
El pasado 12 de diciembre, en la última Asamblea de Manos Unidas Barcelona, su consiliario, Antoni Babra, leyó como inicio de la jornada un... Leer más
Marcha por la paz 2019
Manos Unidas apoya a la Comunidad de Sant'Egidio
Con motivo de la Jornada Mundial por la Paz, la Comunidad de Sant'Egidio, promueve cada 1 de enero de 2019 - por decimoséptimo año... Leer más

Añade un comentario