Ausente afección

Tengo 12 años. 9 hermanos. Me he escapado de casa. Ya no podía más.

Cada día, como es habitual e incluso normal en mi casa, mi padre pega a mi madre. Pega también a mis hermanos. A mí también.

Cada día llega a casa borracho, empieza a gritar muy alto y empieza a pegarnos. Primero a nuestra madre, y luego nosotros, y luego sigue con nuestra madre cuando intenta defendernos. Me da miedo. Tengo miedo. Mucho miedo.

Mi madre también tiene mucho miedo. Tiene miedo de que algún día con una paliza la acabe matando. Quiere huir de casa. Pero no puede. No ha estudiado, no sabe leer ni escribir. No encontraría trabajo. Y tiene 10 hijos a los que alimentar. Así que por todos sus hijos, se queda en casa, sufriendo diariamente palizas.

Esta casa es un infierno. No puedo más. No podemos más.

Más Noticias ONG que te pueden interesar

Manos Unidas destinó cerca de 36 millones de euros a proyectos de desarrollo en África, América y Asia
Manos Unidas ha publicado la Memoria Institucional de 2018 en la que rinde cuentas del trabajo realizado en el ámbito de la cooperación al... Leer más
La religiosa igualadina estuvo muy cerca de Manos Unidas
El viernes 21 de junio nos dejó Tere Nogué (1944-2019), misionera igualadina que dedicó toda su vida a ayudar a los demás. Estuvo 17 años... Leer más
Comienza en Senegal el Convenio financiado por Manos Unidas y la Cooperación Española
El 12 de junio se dio luz verde al Convenio denominado «Desarrollo rural sostenible, gobernanza democrática y empoderamiento socioeconómico... Leer más

Añade un comentario