Ausente afección

Tengo 12 años. 9 hermanos. Me he escapado de casa. Ya no podía más.

Cada día, como es habitual e incluso normal en mi casa, mi padre pega a mi madre. Pega también a mis hermanos. A mí también.

Cada día llega a casa borracho, empieza a gritar muy alto y empieza a pegarnos. Primero a nuestra madre, y luego nosotros, y luego sigue con nuestra madre cuando intenta defendernos. Me da miedo. Tengo miedo. Mucho miedo.

Mi madre también tiene mucho miedo. Tiene miedo de que algún día con una paliza la acabe matando. Quiere huir de casa. Pero no puede. No ha estudiado, no sabe leer ni escribir. No encontraría trabajo. Y tiene 10 hijos a los que alimentar. Así que por todos sus hijos, se queda en casa, sufriendo diariamente palizas.

Esta casa es un infierno. No puedo más. No podemos más.

Más Noticias ONG que te pueden interesar

Haití, azotado por los terremotos y otros temblores
Manos Unidas no quiere comenzar este año 2019 sin recordar a uno de los países más pobres del planeta: Haití. Allí, después de los últimos... Leer más
Artículo Populorum Progressio por Antoni Babra
San Pablo VI y una encíclica para Manos Unidas
El pasado 12 de diciembre, en la última Asamblea de Manos Unidas Barcelona, su consiliario, Antoni Babra, leyó como inicio de la jornada un... Leer más
Marcha por la paz 2019
Manos Unidas apoya a la Comunidad de Sant'Egidio
Con motivo de la Jornada Mundial por la Paz, la Comunidad de Sant'Egidio, promueve cada 1 de enero de 2019 - por decimoséptimo año... Leer más

Añade un comentario