Al menos 36 países discriminan a la mujer en sus leyes

Existen leyes que permiten matrimonios forzados, violaciones dentro del matrimonio y lapidaciones a las mujeres.Todavía existen en el mundo leyes que discriminan a las mujeres por razón de su sexo, es decir,
que tratan de forma diferente a los hombres y a las mujeres, y conceden a éstas menos derechos y en
menor grado. En Arabia Saudí las mujeres no pueden votar. En Camerún es el marido quien decide si la
mujer trabaja o no. En Sudán se permiten los matrimonios forzados. En Chile el marido es el titular de
la custodia conjunta de bienes. En India no se considera delito la violación en el matrimonio. La
violencia intrafamiliar está permitida por ley en Nigeria. En al menos 36 países aún están en vigor leyes
que discriminan a las mujeres.

Las organizaciones de mujeres y otros activistas de derechos humanos de todo el mundo han
luchado en los últimos decenios para prevenir y combatir los abusos contra las mujeres y lograr más
igualdad de derechos. En muchos países han conseguido enormes avances y, en el ámbito internacional,
han modificado de forma irreversible los términos en que se plantea el debate sobre los derechos
humanos para las mujeres. Sin embargo, pese a todo lo que han logrado para hacer valer sus derechos,
las mujeres siguen ganando menos que el hombre, teniendo menos propiedades y su acceso a la
educación, al empleo y a la asistencia médica es también menor. La discriminación sigue prevaleciendo
y negando a las mujeres la plena igualdad de trato y oportunidades en las esferas política, económica,
laboral y familiar con el hombre.

La violencia contra las mujeres, la violación de los derechos humanos más extendida y más
impune, se alimenta de esta discriminación y sirve, a su vez, para reforzarla. Cuando se maltrata a una
mujer detenida, cuando las fuerzas de seguridad violan a las mujeres como si fueran «botines de
guerra», cuando una mujer sufre el terror de la violencia en el ámbito familiar, lo que se manifiesta y se
impone es una relación de poder desigual entre hombres y mujeres. La violencia de género es una
expresión extrema de valores históricos y culturales concretos que asignan a las mujeres roles que las
colocan en posición de inferioridad. En ocasiones, y este es el asunto sobre el que trata este informe, esa
posición de inferioridad está consagrada en la ley.

Las leyes de obediencia de la mujer existen en varios otros países, como Sudán (en una ley
de1991) y Yemen (1992), donde la ley estipula de manera explícita que las mujeres deben estar
disponibles para tener relaciones sexuales con sus maridos y que no pueden abandonar el hogar
conyugal sin permiso. En Chile, el marido es el titular de la custodia de bienes conyugales. En
Nepal, una mujer pierde su herencia cuando contrae matrimonio.

Las mujeres a menudo carecen de protección legal frente a violaciones por parte de sus maridos.
India, Malasia y Tonga, por ejemplo, excluyen de manera explícita en sus leyes sobre violación
los actos sexuales forzados en el matrimonio.

Según el derecho interno de Afganistán, el adulterio femenino es un delito común que puede ser
castigado con hasta 10 años de cárcel o, si se cumplen ciertos requisitos probatorios, con la
lapidación.

En algunos países la prostitución es un delito mientras que la contratación de servicios de
prostitución no lo es, de esta manera se castiga a las personas explotadas, principalmente
mujeres, a la vez que las personas que las explotan, casi siempre hombres, no son castigados por
este abuso. En Filipinas, la prostitución se define legalmente como un delito que únicamente
pueden cometer las mujeres.

El Código Penal de Nigeria permite a los maridos utilizar la violencia física para “regañar” a sus
mujeres siempre que no causen un “daño grave”, que se define como pérdida de la visión, de la
audición y de la facultad de hablar, las desfiguraciones faciales u otras heridas que pongan en
peligro la vida. En el caso de los abusos deshonestos, el Código Penal nigeriano impone mayor
pena si la víctima es hombre que si es mujer. En concreto dispone que ”Toda persona que cometa
abusos ilícitos y deshonestos contra un varón incurrirá en un delito grave, penado con tres años
de prisión” (artículo 353) y que ”Toda persona que cometa abusos ilícitos y deshonestos contra
una mujer o una niña incurrirá en un delito menor"

Estos son tan sólo algunos ejemplos de discriminación generalizada por ley. El alcance de la violencia
y de la discriminación contra las mujeres que permiten gobiernos de todo el mundo es asombroso.

Más Noticias ONG que te pueden interesar

"Por las personas que migran y buscan refugio"
Manos Unidas ha participado en la celebración interreligiosa y interconviccional en solidaridad con las personas que buscan refugio en... Leer más
Manos Unidas apoya a los damnificados por el Volcán de Fuego en Guatemala
Manos Unidas apoya a los damnificados por el Volcán de Fuego en Guatemala
La erupción del Volcán de Fuego de Guatemala el pasado 3 de junio ha dejado hasta la fecha un millón setecientas mil personas damnificadas... Leer más
La música y la solidaridad llenan el Monasterio de Pedralbes
Casi un año después y en el mismo escenario, el Monasterio de Pedralbes, la Coral Sant Ignasi volvió a repetir el éxito de su concierto... Leer más

Añade un comentario