Assemblea Diocesana

El sábado 28 de enero se celebró en el Patronato de Tortosa la asamblea diocesana de Manos Unidas con la asistencia de numerosos voluntarios de todo el obispado.

El Sr. Obispo comenzó la jornada dirigiendo la oración y unas palabras a los asistentes, anticipando la carta pastoral que ha emitido con motivo de la campaña nacional de Manos Unidas. A continuación, la Sra. Susi Melero, miembro de la delegación de misiones y de OCASHA, dio su testimonio así como de beneficiarios de proyectos que recogió en una reciente visita a Perú. Se continuó con el detalle de la recaudación de la campaña de 2016, donde se constató una ligera bajada en los ingresos globales, sin embargo, se señaló un aumento en la recaudación por parroquias y socios.
Por su parte, la Delegada Diocesana, Elena Tortajada, explicó los proyectos a los que se apoyará el año 2017 en los países del Sur. El primer mejorará la calidad de vida de los habitantes quechua del municipio de POJO (Cochabamba-Bolivia), el segundo, reconstruirá la escuela St. Xavier a Kottapatty (India) y, el tercero, que apoyará directamente la ciudad de Benicarló, generará alimentos e ingresos en las comunidades rurales de Gombe, Katanyi y Muyomba (Uganda).

También dio a conocer los detalles de la campaña que se inicia en febrero y donde Manos Unidas hará hincapié en tres cuestiones esenciales y urgentes para acabar con la pobreza y el hambre en el mundo como son el desperdicio de alimentos, la lucha contra la especulación alimentaria y el compromiso con una agricultura respetuosa con el medio ambiente que asegure el consumo local.

Esta campaña se enmarca dentro del Trienio de Lucha contra el Hambre (2016-2018) en la que Manos Unidas está trabajando para dar respuesta a las causas y problemas que provocan el hambre en el mundo. Para Manos Unidas, solucionar esta lacra depende de acompañar a los más pobres, reforzar el derecho a la alimentación de los pequeños productores, contribuir al cambio hacia unos sistemas alimentarios más justos y educar para una vida solidaria y sostenible.

Por último, compartimos un refrigerio y un rato de convivencia resultando una excelente jornada de formación y convivencia que nos anima a seguir trabajando por los más pobres.

Añade un comentario