Testimonios

Hazlo ahora, únete a nuestra causa.

En Manos Unidas hacemos cosas muy concretas por familias y comunidades para que salgan a delante y cubran sus necesidades y derechos básicos. Les apoyamos para construir escuelas, pozos de agua, centros de salud entre otros y todo esto puede realizarse gracias a la generosidad de personas como tú.

  • Josep deseaba que su legado a Manos Unidas dejara abiertas las puertas a un futuro un poco mejor a otras generaciones. Gracias a su ayuda, esas puertas se abren cada día para cientos de niños en una escuela en Angola. El deseo de Josep es ya una realidad. Su sobrino Jaume nos comenta:

Nunca dijo que dejaría sus bienes a Manos Unidas, pero yo ya lo intuía. Él me crió y siempre ha intentado ayudar a los demás, y Manos Unidas era su ONG predilecta.

  • Oscense de nacimiento, Ana María vivió más de cuarenta años en París, siempre pendiente de los más necesitados. Falleció el 11 de marzo de 2011 en una residencia de Chinchillas (Huesca). En su testamento donó a instituciones como Manos Unidas lo que había ahorrado durante toda su vida de trabajo.

Quiero hacer lo posible para que todo el mundo pueda comer.

  • Doña Adelina vivió 94 años marcados por el compromiso y la preocupación por los más necesitados. Antes de fallecer, en el año 2011, quiso dejar su deseo de cambiar el mundo escrito en testamento e hizo un legado, que se recibió en nuestra delegación de Ferrol y que ha servido para cambiar las vidas de cientos de niños en seis países. Manos Unidas fue la organización destinataria de la confianza de dona Adelina, y nos sentimos orgullosos de haber dado alas a los sueños de justicia de nuestra amiga gallega, materializados en siete proyectos destinados a la infancia, único requisito que nos puso para hacer su legado.
  • Anónimo:

No tengo hijos, soy viuda, y quiero dejar testamento a Manos Unidas porque lucha contra el hambre. Yo pasé mucha hambre, y quiero hacer lo posible para que todo el mundo pueda comer.

  • M.G. vive en granada. No tienen hijos pero sí sobrinos, y ha decidido repartir su herencia entre ellos y organizaciones como Manos Unidas. Se enteró de esta posibilidad a través de una amiga, que falleció dejando todos sus bienes a Manos Unidas. Además M.G.  tuvo en su día problemas para recibir la herencia de un familiar que no dejó testamento, y como lo tiene claro, ha decidido dejar todo bien arreglado para que sus herederos no tengan problemas cuando ella falte.

Porque la mejor herencia que podemos dejar es un mundo mejor.

Tu solidaridad puede dar futuro a muchas personas desfavorecidas; mantén vivo tu compromiso con quienes más lo necesitan.

¿Quíen, dónde, cómo, cuánto? Hechos concretos.

En Manos Unidas aprovechamos cada céntimo que recibimos, reduciendo al máximo los gastos de administración y estructura, de forma que más... Leer más

¿Firmarías para dejar un mundo mejor?

Hacer un Legado Solidario es un acto sencillo y poco conocido, es una manera de seguir contribuyendo en el futuro para hacer realidad el... Leer más