Crónica Premio Mundo Negro Fraternidad 2017

Charla de los premiados Helena Maleno y el P. Mussie Zerai

En el marco del evento anual “Encuentro en África”, este año bajo el título “Migrant persona”, la Revista Mundo Negro ha acogido, el pasado viernes 9 de febrero, en la sala de actos de Cristianisme i Justícia, las ponencias de los dos Premio Mundo Negro a la Fraternidad 2017, Helena Maleno y Mussie Zerai.
Crónica Premio Mundo Negro Fraternidad 2017

En esta edición el encuentro pretende reconocer al migrante como persona y por tanto su derecho a ser tratado como tal. Por ello, durante la conferencia, los dos premiados expusieron su testimonio como activistas defensores de los derechos de los migrantes a través de las organizaciones Caminando Fronteras y Agencia Habeshia, respectivamente.

Helena Maleno, periodista e investigadora especialista en migraciones y trata de seres humanos, pedía de manera introductoria que el derecho a la vida este por encima del control migratorio. Durante su intervención, Maleno criticó que durante años las autoridades y medios han sembrado odio, utilizando palabras como invasión para referirse a los inmigrantes, haciendo uso del “ellos” como elemento diferenciador y estigmatizador: “ellos vienen y nos quitan el trabajo”.

Maleno denunciaba que las industrias armamentísticas europeas, como Indra, venden el 82% de su producción a África y además gestionan el control migratorio. Es decir, existe un “doble business”, por un lado son esas empresas las que financian los conflictos para después bloquear a la gente que huye en las fronteras.

La periodista y activista explicó algunas de sus labores, como la lucha por conseguir que los responsables de las fronteras que han actuado de forma violenta contra los migrantes respondan ante un tribunal por sus delitos; y la lucha contra las devoluciones en caliente en Melilla y la falta de protección.

Por su parte, el sacerdote Mussie Zerai, centró su intervención en conocer las causas por los que la gente tiene necesidad de dejar sus lugares de origen y emigrar. En Eritrea, lugar de procedencia de Zerai, huyen cada año del país una media de 34.000 personas, especialmente jóvenes, de los 6 millones de personas que la habitan.

Zerai explicaba que Eritrea vive una dictadura sin Constitución, sin derechos fundamentales y libertades de ningún tipo, y en la que se producen torturas por parte del Estado. Las mujeres son forzadas sexualmente por parte del ejército eritreo y los hombres sometidos a trabajos forzosos. Por estas razones los ciudadanos han de huir de sus hogares.

La Unión Europea está llevando un proceso de acuerdos con 21 países de África con la intención de crear una barrera que evite los procesos de migración. Zerai denuncia que estos acuerdos se están haciendo con países como Eritrea, un régimen dictatorial, y Sudán, cuyo presidente está acusado de crímenes de guerra y tiene mandato de captura internacional. Acuerdos que equivalen a unos 200 millones de euros, que financian los ejércitos que controlan las rutas de la migración, “criminales puestos para controlar las rutas” en palabras de Zerai.

Crónica de Leyre Merino, de Mans Unides Barcelona

Más Noticias ONG que te pueden interesar

Haití, azotado por los terremotos y otros temblores
Manos Unidas no quiere comenzar este año 2019 sin recordar a uno de los países más pobres del planeta: Haití. Allí, después de los últimos... Leer más
Artículo Populorum Progressio por Antoni Babra
San Pablo VI y una encíclica para Manos Unidas
El pasado 12 de diciembre, en la última Asamblea de Manos Unidas Barcelona, su consiliario, Antoni Babra, leyó como inicio de la jornada un... Leer más
Marcha por la paz 2019
Manos Unidas apoya a la Comunidad de Sant'Egidio
Con motivo de la Jornada Mundial por la Paz, la Comunidad de Sant'Egidio, promueve cada 1 de enero de 2019 - por decimoséptimo año... Leer más

Añade un comentario