Crisis humanitaria en África

Más de 20 millones de personas se están muriendo de hambre

Naciones Unidas declara que el mundo atraviesa la mayor crisis humanitaria desde 1945. Yemen, Sudán del Sur, Somalia y el norte de Nigeria, principales escenarios de una tragedia caracterizada por un aspecto común: el conflicto armado.

Así de tajante se ha mostrado el subsecretario general para Asuntos Humanitarios de la ONU, Stephen O’Brien, quien ha solicitado un total de 4.400 millones de dólares antes del próximo mes de julio, una cifra innegociable para impedir la catástrofe. “Porque la gente se va a morir de hambre y porque todas las victorias políticas conseguidas con tanta dificultad durante los últimos años van a dar un paso atrás”, ha advertido.

Yemen, la mayor crisis humanitaria en el mundo
Más de siete millones de yemeníes están pasando hambre y dos terceras partes de la población del país, casi 20 millones de personas, necesitan ayuda de algún tipo para sobrevivir a la guerra entre el Gobierno y los rebeldes huthis, origen de una “violencia indecible”.

A pesar de que Naciones Unidas no ha declarado oficialmente el estado de hambruna en Yemen, la persistencia del conflicto convierte esta posibilidad en casi irrevocable, a pesar de los esfuerzos de la organización, que desde febrero ha repartido ayuda a 4,9 millones de yemeníes.

Más de 20 millones de personas están al borde de la muerte segura por inanición y millones más corren riesgo inmediato de morir por las enfermedades asociadas a la falta de alimentos y agua potable.

La emergencia humanitaria que atraviesan Yemen, Sudán del Sur, Somalia y parte de Nigeria han provocado que Naciones Unidas haya sentenciado, sin paliativos, que el mundo atraviesa ya la mayor crisis humanitaria desde la creación de la organización internacional en 1945, representada en cuatros países unidos por un aspecto en común: el conflicto armado

O’Brien ha pedido, para 2017, un montante de 2.100 millones de dólares para asistir a 12 millones de afectados pero hasta ahora solo ha recibido un seis por ciento de esa cantidad. No obstante, la prevención de la hambruna en Yemen pasa por una solución política de paz, que permita la entrada del sector privado con la firma de acuerdos comerciales, en especial por el puerto de Hudaiya.

Hambruna en Sudán del Sur
Donde sí se ha declarado oficialmente la hambruna es en Sudán del Sur, escenario de una guerra civil entre las fuerzas del presidente, Salva Kiir, y su antiguo vicepresidente, Riek Machar. Ahora mismo necesitan asistencia más de 7,5 millones de personas en un país “donde la situación es peor que nunca” y la hambruna que lo domina “tiene su origen en la mano del hombre”.

Es un país donde más de un millón de niños padece malnutrición severa, donde 270.000 pequeños están en peligro de muerte inminente y donde se ha extendido en los últimos meses la epidemia de cólera declarada en junio de 2016.

Los bombardeos constantes y las operaciones militares por tierra no solo han impedido la entraa de ayuda humanitaria sino que han puesto en serio peligro la vida de los cooperantes. O’Brien ha denunciado asaltos y saqueos contra recintos humanitarios. Las promesas de combatientes de proporcionar rutas seguras y abstenerse de atacar a los voluntarios todavía no se han cumplido.

Somalia, la sequía y Al Shabaab
La falta de lluvia no es la única responsable de que tres millones de persones estén en peligro de morirse de hambre en Somalia, donde la secta terrorista Al Shabaab ha generado 165 incidentes violentos en 2016 que han desembocado en las muertes de 14 cooperantes.

El dominio de la organización sobre gran parte del centro y del sur del país ha impedido la llegada de ayuda y los indicadores actuales que baraja la ONU “se parecen al trágico escenario de 2011”, cuando Somalia atravesó un periodo de hambruna que, para entonces, antes de su proclamación, ya había matado a 260.000 personas.

A estas tres crisis se suma el noreste de Nigeria y la región del lago Chad, donde 7,1 millones de personas se enfrentan a la inseguridad alimentaria. En total, más de 20 millones de personas están próximas a la muerte en cuatro países al borde de la destrucción, donde los avances comunitarios están retrocediendo, donde la inestabilidad aumenta, y la moral y el espíritu disminuyen.

La situación que atraviesa esta gente es crítica. Van a morir si no hay una respuesta internacional. Todos los países tienen un punto en común: el conflicto. Necesitamos la ayuda de todos para acabar con este sufrimiento. Todavía es posible impedirlo

ha afirmado O'Brien, subsecretario general para Asuntos Humanitarios de la ONU.

Manos Unidas acaba de aprobar dos proyectos de emergencia en Kenia. Toda la info aquí.

Adaptación de un original de la agencia de noticias Europa Press.

Más Noticias ONG que te pueden interesar

Manos Unidas pide la abolición de la trata de personas
Manos Unidas pide la abolición de la trata de personas
El 30 de julio se celebra el Día Mundial contra la Trata 2018 con el objetivo de concienciar sobre la situación de las víctimas del tráfico... Leer más
Jóvenes de Manos Unidas crean un Decálogo Sostenible
Jóvenes de Manos Unidas crean un Decálogo Sostenible
El Decálogo Sostenible de los Jóvenes de Manos Unidas, elaborado por los participantes en el I Campamento Sostenible para Jóvenes de Manos... Leer más
Memorial Joan Gomis 2018
Abierta la participación al Premio de Periodismo Solidario "Memorial Joan Gomis 2018"
El premio "Memorial Joan Gomis 2018" tiene el objetivo de galardonar las mejores obras periodísticas de cariz solidario sobre personas,... Leer más

Añade un comentario

Más de 10 millones de personas necesitan ayuda urgente en el Yemen

Casi un 40% de la población del Yemen, país habitado por 27,4 millones de habitantes, necesita ayuda urgente. La guerra con Arabia Saudí,... Leer más